0

Reseña de fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Exposición de Daniela Rocha el 27 de Junio en la Sala Vélez Sarsfield de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

image

Fallo analizado
CSJN, “R., M. A. c/ F., M. B. s/ reintegro de hijo”, 22/12/2015
(Fallos 338:1575)

Sumario
En el año 2010 la CSJN resolvió la restitución internacional de un menor a la ciudad de Miami, Estados Unidos. Ante el incumplimiento de esa decisión, el progenitor se presentó nuevamente haciendo saber las vicisitudes del caso. El Máximo Tribunal ordenó medidas urgentes para iniciar el proceso de revinculación y exhortó a la jueza a la búsqueda de una solución para concretar la restitución, que por cinco años no se había efectivizado.

Doctrina de la Corte Suprema
Si bien no corresponde la competencia originaria de la Corte Suprema para este tipo de planteos, en el caso el Tribunal entendió que cabía hacer una excepción, en virtud de la entidad de los derechos en juego, el estado del proceso y el compromiso internacional asumido por el Estado Nacional en la materia. Teniendo en cuenta su anterior intervención, en la cual había admitido el pedido de restitución del menor, exhortó a la magistrada a que, de manera urgente, haga posible el cumplimiento de dicha sentencia.

En este marco, la Corte indicó que la presunción de que el bienestar del niño se alcanza volviendo al statu quo anterior -conforme lo determina el Convenio de La Haya de 1980-, debe interpretarse a la luz del interés superior del niño -principio fundamental que surge de la citada Convención y de la Convención sobre los Derechos del Niño-, que habrá de determinarse en cada caso, en función de los elementos objetivos y subjetivos propios.

Sobre el caso concreto, sostuvo que ya no podía cumplirse con la restitución inmediata del menor, so pena de colocarlo en situación de vulnerabilidad, puesto que el niño tenía alrededor de dos años de edad en la primera decisión y, pasados ya cinco años, la relación padre-hijo era prácticamente inexistente y no había constancias de encuentros, ni siquiera por medios modernos de comunicación.

En consecuencia, exhortó a la jueza y a las partes a encauzar las actuaciones. En cuanto a la magistrada, le exigió que adopte las medidas estipuladas en el artículo 2642 del Código Civil y Comercial de la Nación para iniciar el proceso de comunicación padre-hijo. En relación a los progenitores y sus letrados, los conminó a cooperar para alcanzar una solución amistosa, respetando el bienestar e integridad del hijo y la relación parental permanente y continua con ambos padres.

Daniela D. Rocha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.